Calamares encebollados

Sí, lo reconozco. Los calamares me encantan, sea cual sea su preparación: a la plancha, a la romana, a la andaluza, en aceite, con arroz…
La de hoy es una receta muy sencilla, pero de resultado excelente.
No requiere grandes preparaciones previas ni tampoco ser un gran experto en cocina.
Así es que para aquellos que estén empezando a experimentar con los fogones, ésta es una receta más que recomendable. Puede ser un primer plato exquisito o formar parte de un pica-pica justo antes de una comida o cena.
En la preparación de hoy he utilizado cebolla de Fuentes de Ebro, a la que me aficioné hace ya algún tiempo.
Como tenía un par de cebollas rojas (también de sabor suave y dulce), he mezclado ambas para ver el resultado. Tanto si utilizáis una sola variedad como si mezcláis ambas, el sabor es delicioso.

Ingredientes para 4 personas:

1 kg. de calamares frescos (De tamaño mediano o pequeño)
4-5 cebollas de Fuentes de Ebro
50 ml. de AOVE
Pimienta negra o de colores recién molida
Sal
1 vaso de Pedro Ximenez u Oporto

Elaboración:

En una olla, poner a calentar el aceite a fuego suave.
Lavar los calamares y secarlos.
Pelar y cortar las cebollas por la mitad y de cada mitad ir cortando gajos no demasiado gruesos e irregulares.
Añadir los calamares al aceite e ir salteando hasta que hayan perdido el agua que sueltan.
Añadir las cebollas e ir removiendo de vez en cuando.
Cuando las cebollas empiecen a tener un color oscurito (no quemado), agregar el vaso de vino.
Rectificar de sal y pimienta.
Dejar que se vayan haciendo despacio, sin prisas, hasta que la cebolla tenga una consistencia parecida a la mermelada.
En ese punto, el guiso estará listo.

El resultado final