Restaurante Taberna Poncio en Sevilla (Ximénez de Enciso, 33)

Durante mi estancia en Sevilla, tuve ocasión de visitar el Restaurante Taberna Poncio.
Situado en el corazón del barrio Santa Cruz, a escasos metros de la Catedral y la Giralda, pretende ser un exponente de lo que su chef y propietario Willy Moya define como “cocina culta andaluza”.
Moya posee un currículo profesional impecable, que incluye colaboraciones en prestigiosos restaurantes tanto dentro como fuera de España.
Inaugurado durante el pasado mes de febrero, Poncio se halla instalado en una antigua casa del siglo XIX,totalmente renovada.
El lugar está dividido en tres zonas: bodeguita,salón y barra central.
Paredes de color crema,mesas de madera blanca, sillones de mimbre del mismo color, y unas preciosas lámparas de techo tipo araña de hierro forjado, le confieren al lugar un aire cálido y acogedor.
Debo decir que me encantó la carta de principio a fin. Los precios son más que razonables, teniendo en cuenta el tipo de cocina que ejecutan.
Poncio ofrece  tapas “creativas” que nada tienen que ver con el tapeo que podemos encontrar en otros lugares más populares.
Yo comí tres tapas acompañadas de una copa de Pirineos (Gewürztraminer) D.O.Somontano de Bodega Pirineos,S.A., y finalicé con un postre.
Mi elección fue la siguiente:
“Ensaladilla de pulpo con pimentón de la Vera”, absolutamente espectacular.
“Salmorejo de remolacha, polvo de queso y mojama de Isla Cristina”, sorprendente mezcla de sabores y texturas.
“Clara y yema con habitas y pringá”, rica sin más. Eché a faltar algún rastro más de “pringá”.
“Chocolate y pasión con picatoste”, un postre que me transportó al cielo. Soberbio.
Las raciones son generosas.
Tanto el pan como los picos que acompañaban la comida, eran excelentes.
El servicio de sala es correcto, aunque me hubiera gustado que me hubieran explicado con más detalle cada tapa. Creo que el tipo de cocina que se hace en Poncio, merece una exposición de los platos más exhaustiva por parte del personal.
El importe total de la comida, incluyendo un cortado ascendió a 25 euros.
Por mi parte, decir que Poncio es uno de esos lugares de visita obligada para aquellos que vayan alguna vez a Sevilla.

Entrada de Taberna Poncio
Vista del comedor
Ensaladilla de pulpo con pimentón de la Vera

Salmorejo de remolacha, polvo de queso y mojama de Isla Cristina

Clara y yema con habitas y pringá
Chocolate y pasión con picatoste