Apfelstreuselkuchen (Tarta de manzana y crumble)

La pastelería alemana me encanta y es sin lugar a dudas mi favorita.Seguramente porque fue la primera que probé. Pero también porque tiene una variedad  de tartas “secas” (sin nata ni cremas), casi infinita. Y los que me seguís sabéis que no me gustan ni la nata ni las cremas. Eso no quita, que pueda comerlas de manera excepcional alguna vez.Pero prefiero evitarlas.
Así es que, mi memoria gustativa se remonta siempre a esos sabores que a día de hoy siguen formando parte de mi repertorio de recetas. Todas las recetas dulces que hago en casa, suelen ser de libros y blogs alemanes.
También tengo recetas heredadas de la hermana de una tía, que vive en Alemania. De hecho, fue ella quien me enseñó,siendo aún muy pequeña, las tartas básicas que suelen hacerse para tomar con el café de la tarde a diario.
Justo al lado de la casa en la que vivíamos en Alemania, había un horno en el que tenían una variedad de tartas,dulces y panes que a mí me volvían loca. Aún puedo recordar el olor a dulce de aquel obrador, en cuanto traspasaba el umbral de la puerta de entrada. Mi madre, cuando íbamos a comprar el pan, me dejaba elegir siempre un par de trozos de las que más me gustaban. Aunque la elección se me hacía difícil, sentía debilidad por el “Zwetschgenkuchen” (tarta de ciruelas), el “Streuselkuchen” (tarta de crumble) y los “Kreppel” (Berlinesas).
Desde que tengo memoria, me pirraba por el dulce.La leche chocolateada con Nesquick,la Nutella,las barritas Kinder de chocolate relleno de leche, el chocolate en forma de tableta o bombones y las tartas sin natas ni cremas. Siempre he sido bastante simple en lo que respecta a la pastelería.
En aquella época, las marcas de chocolate que predominaban eran Ritter,Lindt,Storck,Ferrero,Mars,Sarotti o Sprengel.
Ir al supermercado conmigo, era una tarea difícil para mi madre, porque tenía que ir retirando del carrito el cargamento de dulce que yo iba poniendo sin control. Aunque debo reconocer, que en ese aspecto ella siempre fui muy permisiva conmigo, y me dejaba experimentar cuando había alguna novedad hecha con chocolate.
La semana pasada mi admirada Esther Sánchez, una pastelera sevillana que actualmente vive y trabaja como jefa de pastelería del restaurante East Coast de Hamburgo, me sugirió un canal de you tube de recetas alemanas.
Fue justamente ahí donde encontré la receta que hoy os propongo, que a pesar de ser similar a tartas hechas por mí en otras ocasiones, incluía una pequeña variante que me llamó la atención.
Os animo a que probéis a hacerla, porque es realmente muy sencilla y rápida de hacer. Una de esas tartas, que os puede solucionar una tarde de merienda dulce entre amigos.

¡Vamos a por la receta!

Ingredientes para la masa:

250gr.de mantequilla pomada
1 huevo
250gr.de azúcar
2 c/p de azúcar vainillada
1 pizca de sal
500gr.de harina de media fuerza o floja
1 sobre de levadura Royal

Ingredientes para la capa de la masa:

2kg.de manzana (reineta,golden o fuji)
250gr.de Quark o en su defecto yogur griego
1c/p de canela
30gr.de mantequilla (fundida y a temperatura ambiente)
75gr.de azúcar
2c/p de azúcar vainillada
1c/s de Maizena
Pan rallado (opcional)

Elaboración:
Precalentar el horno a 175º.
Pincelar con mantequilla una bandeja de horno.
Batir la mantequilla,el azúcar y el huevo hasta su completa homogeinización.
Añadir la sal, el azúcar vainillada y seguir mezclando.
Mezclar la harina y la levadura, tamizar y añadir la mitad a la mezcla anterior.Batir hasta la completa incorporación de la harina.
Añadir el resto de la harina y empezar a trabajar con las manos.
Se trata de obtener una masa “arenosa” o tipo “streusel” o “crumble”.
Verter 2/3 de esta masa sobre la bandeja del horno e ir repartiéndola bien hasta cubrir toda la bandeja.
Apretar bien con los dedos toda la superficie (aplastándola), para que no quede ningún hueco.
Reservar la bandeja aparte.
Poner en un bol, el Quark,la mantequilla fundida, el azúcar,el azúcar vainillado, la maizena y la canela.
Mezclar todos estos ingredientes,batiéndolos bien con unas varillas.
Con la crema resultante, cubrir bien toda la masa extendida en la bandeja del horno.Reservar.
Pelar y descorazonar las manzanas, partirlas por la mitad y cortar en gajos no demasiado finos. Colocar éstos de forma ordenada, de arriba a abajo hasta cubrir toda la superficie,procurando no dejar hueco alguno.
Repartir el resto de la masa por encima,formando “streusel” o “crumble.
Introducimos al horno, con la función arriba/abajo durante 50 minutos aproximadamente,aunque ya sabéis que el tiempo puede variar en función de cada horno.
Si os gusta la tarta algo doradita, sólo tenéis que poner la función “grill” durante los últimos 5 minutos de horneado.
Dejar enfriar y cortar en porciones.
Servirla sola o bien acompañada de una porción de nata montada.
¡Espero que la disfrutéis!