Galletas crunch de avellanas,hinojo, anís y romero

Estas pequeñas galletas, son un snack perfecto para acompañar unas copas de cava. El peculiar sabor que le dan la mezcla de plantas, más el contrapunto dulce-salado del azúcar de caña y la flor de sal, las acaban convirtiendo en un tentempié realmente adictivo. Como final de una comida o cena, a modo de petit-fours, también me parecen una buena idea.

La receta, me la pasó una amiga alemana que reside en Barcelona y que me las regaló el día que asistí a la cata ciega de quesos suizos, que tuvo lugar el pasado mes de noviembre en la UB. Había pensado que quizás estarían bien como acompañamiento de una bandeja de quesos. Sin embargo, creo que por el intenso sabor a las diferentes plantas, podrían llegar a disfrazar el sabor de éstos.

Quizás es una mezcla de sabores algo extraña para un paladar más conservador, y lo comprobé al ver la reacción de quienes las comieron. No hubo término medio,o gustaron desde el primer bocado o no gustaron en absoluto.

Yo os animo a que intentéis hacerlas, porque creo que son algo completamente distinto a lo que hayáis probado hasta ahora.

Son muy fáciles de elaborar y se conservan sin problemas varios días, guardadas en una lata metálica.

Presentadas en pequeñas bolsitas de celofán, también pueden ser un regalo perfecto, para llevar a alguna comida o cena a la que os hayan invitado.

¡Vamos con la receta!

12687836_10153944948522628_6057114843804929227_n

 

Ingredientes:

2-3 cucharas soperas de agua

60gr. de azúcar moscovado

40gr. de mantequilla

60gr. de avellanas o nueces pecanas (tostadas y picadas groseramente)

125 gr. de harina floja

1 c/p de semillas de hinojo

1/2 c/p de anís molido

3 c/p  de romero

1 pellizco generoso de fleur de sel o sal maldon

 Elaboración:

Calentar en una olla, el agua, el azúcar y la mantequilla. Cuando el azúcar esté totalmente disuelta, apartar del fuego.

Añadir el hinojo, el anís, el romero y finalmente la harina. Mezclar, hasta conseguir una masa grumosa.

Poner la masa resultante en un bol, filmar y dejar reposar en la nevera toda la noche.

Al día siguiente, cubrís una bandeja de horno con papel vegetal y repartís la masa encima de ella, procurando formar pequeñas “rocas”.

Hornear durante 8-10 minutos a 180º, aunque ésto dependerá lógicamente de cada horno.

Pasado ese tiempo, sacáis la bandeja y dejáis enfriar las rocas de galleta, hasta que hayan endurecido.

¡Y ya estarán listas para ser consumidas!

 

Consejos:

Procurad utilizar azúcar moscovado, porque es un producto natural extraído de la caña del azúcar y apenas ha sufrido ningún proceso de refinamiento. Los valores nutricionales de este azúcar, superan con creces al del azúcar blanquilla normal o al azúcar moreno que venden en supermercados.

El azúcar moscovado contiene elementos nutricionales como  hierro,potasio,magnesio y calcio.